DESPEDIDA A LO GRANDE DEL BMW M2 CON LA VERSIÓN LIGHTWEIGHT FINALE EDITION   

El BMW M2, lamentablemente para muchos enamorados del modelo, ha llegado al fin de su vida comercial. Pero hay quienes se niegan a asimilar que uno de los mejores BMW M de la historia vaya a apagarse y muchos preparadores están lanzando sus versiones homenaje. La que os presentamos hoy es más ligera, aún mejor equipada y con 740 caballos.

El preparador alemán Lighweight ha creado su propia versión del M2 en la que busca el máximo prestacional de este modelo para la calle, a la vez que sirve como homenaje tras su cese de producción, precisamente por ello lo han apodado Finale Edition.

Ya hablamos en otro artículo sobre el M2 CS Racing, una versión carreras-cliente que convertía el M2 en un juguete para mayores que quieran divertirse en circuito con un deportivo del máximo nivel y aun precio «asequible». Esa versión sólo para circuito desarrollaba 450 CV, este homenaje que protagoniza el artículo de hoy desarrolla 740 CV y 880 NM de par máximo gracias a una larga lista de piezas de primer nivel como una línea de escape compuesta por una downpipe HJS 2X200 Zeller que combinada con la línea desarrollada por Lightweigth produce un sonido estremecedor.

Siguiendo con la reducción de peso, la parte ciclo ha sido uno de los aspectos más evolucionados; cuenta con unas llantas forjadas Titan de 19 pulgadas y unos frenos que aunque son M Performance, se ha desarrollado un sistema para refrigerar aún más que el que traía la versión comercial. En cuanto a la suspensión, se ha elegido un sistema Eibach Pro Street Multi que permite ajustar rebote y compresión para ser aptos tanto en conducción diaria como para circuito.

Fibra de carbono por todas partes. La receta es clara y el nombre lo indica, el mayor esfuerzo ha sido reducir peso y el carbono es un buen aliado para este objetivo. Tanto a nivel interior como exterior encontramos infinidad de piezas de este compuesto como el techo, el portón y alerón trasero ¡e incluso los pasos de rueda o guardabarros!.

En el interior la combinación que nunca falla, alcántara y cuero con detalles en azul, más carbono y en algunos rincones, la bandera de BMW. ¿La guinda del pastel?; cambio manual con un shortshift CAE. No es una mala visión de cómo sería el M2 perfecto, ¿No os parece?

Deja un comentario

¿Tienes un minuto?

Queremos conocerte mejor para daptar nuestro contenenido a tus intereses.

Vamos allá